Editando: /home2/jordidie/app/Resources/views/menu.html.twig Codificación: Volver a abrir Utilizar editor de código Cerrar Guardar cambios

Jordi Díez

jordi díez

Ver Obras »

El color de las palabras

Blog: El COLOR DE LAS PALABRAS
ESPACIO DE ENTREVISTAS EN INTERNET


1º¿Quién es JORDI DÍEZ?

Es una pregunta compleja, casi sin respuesta todavía. Me atrevo a decir que soy una persona de clase media, nivel cultural correcto, muy inquieto y amante de los viajes y las novelas. Viví treinta y siete años en Catalunya y ahora hace seis que vivo en República Dominicana. Padre de familia numerosa y multirracial, me encanta América, pero no sé si quiero quedarme aquí por siempre.

2ºHáblanos de tus inicios en el mundo de los libros.

No recuerdo mi vida sin un libro a mí lado. Todos mis recuerdos están relacionados con los libros, tebeos de niño que me compraba mi abuelo, novelas de adolescencia que me llovían en todos los cumpleaños y navidades, y lecturas más variadas en la madurez. Disfruto tanto con una novela que mi carácter y mi estado de ánimo se mimetizan con la historia que esté leyendo. He sido buena persona leyendo La ciudad de la alegría, y me he deprimido hasta el insomnio con Las cenizas de Ángela.

Me encantan los thrillers, especialmente los históricos, y sin embargo el cambio profundo se dio cuando conocí la literatura latinoamericana, Vargas Llosa, Rulfo, la Isabel Allende de los inicios, Cortázar, pero sobre todo Gabriel García Márquez. Cuando leí Cien años de soledad supe que jamás leería, ni escribiría, por supuesto, nada igual. Desde entonces siempre viaja conmigo un ejemplar de la novela allá donde yo vaya.



3º Tienes dos libros editados El péndulo de Dios y La Virgen del Sol. Háblanos de ellos.

Son dos novelas muy diferentes, tanto que creo que no parecen escritas por la misma persona.
La virgen del Sol fue mi primera novela, lo que se nota bastante en sus letras un tanto ingenuas, y fue la gran prueba de mi vida, el demostrarme que tenía la capacidad, por fin, de iniciar y acabar algo con la envergadura de una novela. Su escritura coincidió con mi descubrimiento de América Latina y con una transformación personal que creo que se trasmite en la historia. Lo pasé mal escribiéndola, por mi propio momento emocional, por la dificultad del lenguaje, de la historia, por lo complicado de la investigación, por lo íntimo de la narración,…, y sin embargo me sentí muy feliz cuando viví el proceso de edición de un libro por primera vez.

Con El péndulo de Dios ha sido todo lo contrario. Es una novela ágil, de prosa más rápida, con una temática que intenta ser adictiva y cuyo único fin es que el lector disfrute leyéndola. Un thriller de los que me gusta leer, pero escrito por mí. La disfruté muchísimo mientras la escribía, incluso mientras la corregía, y sufrí mucho con su publicación porque, de no haber sido por Amazon, no habría visto la luz.



4º Son libros que reflejan muy bien lo que fueron otras culturas del pasado en nuestro planeta ¿Eres un apasionado de esos tiempos de los que el hombre poseía unos conocimientos que en la época actual son desconocidos?

No tanto, la verdad. Nunca he idealizado los tiempos antiguos, pero reconozco que son fabulosos para novelar. ¿Qué mejor historia que aquella que pasa en un momento alejado a nuestra realidad?
El mundo antiguo fascina porque creemos ser el ombligo, no solo del mundo, sino de la historia, como si los únicos hombres inteligentes desde los inicios fuéramos nosotros y nuestros antepasados se redujeran a magos de poderes inimaginables, guerreros temibles o trozos de carne sin cerebro.
Una vez un historiador amigo me dijo que los hombres antiguos eran sólo eso, antiguos, ni más ni menos inteligentes que nosotros, y que no había diferencias remarcables más allá de la estética de sus vestidos o la comodidad de sus sociedades, y estoy convencido de que tenía razón.
La única gran diferencia entre nuestra sociedad y las antiguas es la comunicación.

5ºVives en la Republica Dominicana y sueles viajar constantemente por América del Sur ¿eso te ayuda a concebir o inspirarte a hacer nuevas novelas?

Sí, sin duda. Esta parte del mundo es como vivir en una gran novela. Es un lugar que tiene una vida tan intensa, en lo bueno y en lo malo, y que los europeos lo hemos olvidado después de tantos años de protección social, que te mantiene vivo y alerta por algo tan básico como la supervivencia.

6º¿Cómo llevas el éxito de El péndulo de dios? Lleva más de 4.000 descargas en Amazon.

Bueno, Internet, y Amazon por extensión, tienen la facultad de llegar a una cantidad de gente incalculable y hacen que cualquier dato se dispare de una forma bárbara. De hecho en estos momentos las descargas son de casi de seis mil ejemplares de la novela, pero eso por sí mismo no indica nada. Hay autores que venden millones de ejemplares para los que cinco o diez mil descargas no son nada, y autores que apenas consiguen un par de cientos y para los que vender cinco mil ejemplares sería un gran éxito.
Sinceramente no le doy demasiada importancia a este dato.
Sí estoy muy feliz del resultado, por supuesto, y por la acogida de la novela por parte de los lectores, que en realidad es lo único que importa de verdad, pero el éxito, o no, de la novela creo que sólo se podrá ver si se mantiene en el tiempo.
Vivimos en un momento de consumo inmediato en el que nada parece durar más allá de una moda. Si alguna de mis novelas consiguiera romper ese esquema, entonces sí habría cosechado un éxito.

7º¿Piensas que el éxito en una novela se puede predecir o lo mágico de los libros es lo impredecible?

Se puede preparar un éxito comercial, es decir, las grandes editoriales tienen gente que sabe mucho de este negocio y que saben calcular perfectamente cómo colocar una tirada de tal o cuál cantidad de ejemplares, pero el éxito es impredecible.
Si la leyenda urbana es cierta, La sombra del viento ni siquiera se hubiera publicado de no ser por el empecinamiento de Terenci Moix, y después ha resultado ser un éxito sin precedentes, mientras que otras novelas, diseñadas desde su primera palabra para copar los primeros puestos de ventas, no permanecieron en ellos más de una o dos semanas.

8ª¿Sientes pasión por las civilizaciones perdidas que han desaparecido sin dejar sus conocimientos al hombre actual?

La primera vez que estuve en Notre-Dame, hace muchos años, y supe que el secreto de los rosetones había muerto con el artesano que los creó, me impactó.
Siento una pasión rozando la enfermedad por conocer esos lugares.
Caminando por Machu Pichu, por ejemplo, sentía descargas de emoción como si hubiera tomado un alucinógeno, mientras que la única vez que he estado en Las Vegas (una ciudad colosal e impresionante) solo sentía una urgencia extrema por marcharme de allí. Quizá en unos mil años será interesante…
Pero no es tanto por sus conocimientos o leyendas mágicas, esos lugares me fascinan porque allí vivió gente de verdad, como nosotros, personas que tenían que pelear por conseguir una vivienda, que sufrían mal de amores, que tenían que cuidar sus hijos, buscar comida, obedecer a los que mandaran…, igual que nosotros. Y pensar que de ellos no queda más que las piedras y la leyenda es algo que me fascina. ¿Qué pensarán de nosotros dentro de dos mil años?, daría todo por estar allí para saber la respuesta.

9º¿Qué significa para ti el poder transportar a tus lectores a otras épocas, a descubrir tramas, secretos y lugares desconocidos en tus libros?

Cuando escuchas, o lees, a alguien hablando de su materia, un científico, un historiador, un deportista, o incluso un político, y lo hace con pasión se produce un momento de reconocimiento mutuo, de simbiosis y empatía por el que cuenta. Un momento en el que se consigue que te sientas parte de esa pasión.
Eso es lo que intento con mis novelas, que la gente lo pase bien y se interese por vivir y conocer lo que explico en ellas. Si después de leer La virgen del Sol alguien decidió subir a Machu Pichu, o después de leer El péndulo de Dios algún lector se ha acercado al Monasterio de Santes Creus o la biblioteca de París, significaría que quizá lo conseguí.


10ºLa editorial Ediciones B apostó por La virgen del Sol ¿Es complicado que una editorial le abra las puertas a un escritor?

Con esta primera novela fue todo tan sencillo que jamás pensé que pudiera ser de otra manera. Envié el manuscrito a la agencia Sandra Bruna, me llamaron para decirme que les había gustado mucho, firmé un contrato y en pocos meses estaba corrigiendo las galeradas (que no sabía ni qué eran) con Ediciones B. Fue todo muy fácil y muy rápido.
Con la segunda novela, El péndulo de Dios, que también acaba de adquirir Ediciones B, la historia fue muy diferente y sentí en carnes propias la frustración que produce querer publicar sin éxito. Es terrible, jamás pensé que ver cerrarse las puertas a algo creado por uno mismo fuera tan doloroso.
Por fortuna en ese momento descubrí Amazon, me auto publiqué y todo ha salido rodado desde entonces, pero sí, es muy difícil que te abran las puertas.
De todas formas es algo totalmente comprensible y por lo que no se puede demonizar a nadie, somos miles de personas escribiendo manuscritos, más los autores consagrados, más los encargos, más las reediciones, más los clásicos, …, llega obligatoriamente un momento en que la oferta de textos (buenos, malos y regulares) es tan infinita que no hay espacio físico para todos.

11º¿Nuevos proyectos a la vista?

Estoy escribiendo una novela histórica al cien por cien sobre unos personajes reales cuyas vidas fueron extraordinarias. Tanto que me es muy difícil estar a la altura con mi prosa de lo que quiero explicar y tengo miedo de que salga un “bunyol”, como decimos en catalán, un buñuelo, un bluf.

12º¿Libros en papel o Ebook?

Ambos, aunque cada vez me decanto más por leer en dispositivos electrónicos. La verdad es que cuando te acostumbras son mucho más cómodos.

13ºDescúbrenos algún lugar de los que has visitado por el mundo que te haya inspirado a escribir estando allí.

Sin duda Machu Pichu y todo lo relacionado con esa zona, Ollantaytambo, Sacsayhuamán, el templo del Sol en el Cuzco. Conocer el valle sagrado de los Incas fue muy inspirador.
Sin embargo el día que visité la tumba del rey Pere en el monasterio cisterciense de Santes Creus se me “apareció” la novela de El péndulo de Dios.
Y esta nueva novela se gestó en la playa del Rincón, en el norte de la República Dominicana, en una de las playas más hermosas del mundo.

Tres lugares muy diferentes, el valle sagrado de los Incas, Santes Creus y la Playa Rincón, que aconsejo a todos aquellos que tengan la oportunidad de visitarlos que no dejen de hacerlo.

14 Escríbenos algo improvisado que sientas en este momento o de alguno de tus escritos para toda aquella persona que lea tu entrevista en estos momentos.

“En la vida es importante saber decir que no, pero siempre he pensado que quien niega muchas veces muere un poco en cada una”, de El péndulo de Dios

15 ¿Qué le pedirías al futuro?

Salud

Preguntas rápidas:

Una ciudad? El Cuzco
Una sensación? Vértigo
Un color? Rojo
Un olor? Lavanda
Miedo a ? Morir
Animal preferido? El perro, pastor alemán para ser más precisos.
No te gusta que? Me molesten o me etiqueten
Te gusta que? Respeten mi silencio
Admiras a? Todo el que sabe hacer cualquier cosa mejor que yo. Prácticamente todo el mundo.
Nunca pudiste? Quizá aún pueda…
Crees en vida extraterrestre? No tengo opinión, no me interesa demasiado.
Un libro? Cien años de soledad
Un momento? Ahora
Un lugar para visitar? El interior de la pirámide de Menkaura
Una película? Dos, Indiana Jones y el arca perdida, y Casablanca.
Una canción favorita? Muchas, El far del sud, de Sopa de Cabra, o Benvolgut, de Manel
Una manía? No soporto que toquen mis cosas
Un deseo? Seguir vivo



http://www.jordidiez.com
http://iamxa.blogspot.com
http://misultimaslecturas.blogspot.com




Creado por OriolMangas ® 2017